Concluido el periodo de incubación, los pollos nacen sordos, ciegos y recubiertos de plumón, que será negruzco en ejemplares de plumaje oscuro, y más claro, en aquellos de color blanco o amarillo.

Durante las primeras jornadas, la madre sigue la mayor parte del tiempo en el nido, para proporcionarles el calor que necesitan, a partir del quinto día comenzará a salir con más asiduidad, ya que lo pollos, a medida que van creciendo, demandarán más comida para su subsistencia; en todo ese tiempo conviene no molestar a la canaria, nos limitaremos a ofrecerle una buena alimentación, una manipulación excesiva puede dar lugar al abandono de la nidada, obsérvese que muchas hembras no toleran un manejo excesivo de su hábitat reproductivo.

Abren los ojos a partir del cuarto día de vida, estando en condiciones de abandonar el nido a las tres semanas de edad, durante todo ese tiempo, son alimentados por sus padres, ya que no pueden valerse por sí mismo.

Tras el abandono del nido, el ciclo reproductivo se repite, incluso hasta en cuatro o cinco ocasiones en una misma temporada de cría. Si el periodo ha sido favorable, una pareja puede engendrar un número elevado de pichones.

Es sustancial contar con una pajarera espaciosa para que la nueva descendencia se ejercite sin dificultad, sobre los 45 días, los machos empezará a emitir trinos semejantes a los de las golondrinas, su canto definitivo se desarrollará llegada la época otoñal.

Alimentación durante la cría de canarios

Fruta variada, verdura (brócoli, lechuga, hoja de coll), sémola de trigo (cuscú), pasta especial cría, minerales y mixtura de calidad , necesario para un buen crecimiento de los polluelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *